fbpx
jueves, junio 8, 2023
Iniciosistema solar¿Estamos solos? La respuesta podría estar en el polvo espacial que nos...

¿Estamos solos? La respuesta podría estar en el polvo espacial que nos rodea

Los mejores lugares para buscar este polvo espacial son la Antártida y el lecho marino. Los científicos en la Antártida recolectaron muestras de polvo que cayeron del espacio sobre los campos de nieve allí

Anuncios

Cuando se trata de buscar vida extraterrestre “allá afuera”, los astrónomos escanean planetas distantes. También buscan firmas tecnológicas en mundos alienígenas. ¿Y si la respuesta que buscan es el polvo que soplan los vientos interestelares?

Esa es la idea detrás de una propuesta para buscar signos directos o indirectos de vida en el polvo y otros desechos de colisiones como los impactos de asteroides. Al profesor Tomonori Totana del Departamento de Astronomía de la Universidad de Tokio se le ocurrió la idea. “Propongo que estudiemos los granos bien conservados expulsados de otros mundos en busca de posibles signos de vida”, dijo. “La búsqueda de vida fuera de nuestro sistema solar generalmente significa una búsqueda de signos de comunicación, lo que indicaría vida inteligente pero excluye cualquier vida pretecnológica. O la búsqueda es por firmas atmosféricas que puedan insinuar vida, pero sin una confirmación directa, siempre podría haber una explicación que no requiera vida. Sin embargo, si hay signos de vida en los granos de polvo, no solo podríamos estar seguros, sino que también podríamos descubrirlo pronto”.

Se cree que este pedazo de polvo interplanetario es parte del sistema solar primitivo y se encontró en nuestra atmósfera, lo que demuestra que las partículas livianas podrían sobrevivir a la entrada atmosférica ya que no generan mucho calor por fricción. Partículas similares de otros sistemas estelares podrían estar aterrizando en la Tierra. Cortesía de la NASA

Uso de escombros de colisión para buscar vida

Buscar signos de vida en el polvo espacial suena como un escenario futurista de ciencia ficción, pero la idea es bastante básica. En una colisión masiva, el impacto genera una gran cantidad de escombros. Considere el asteroide que creó el cráter Chixculub en México hace unos 65 millones de años. Ese asteroide golpeó un planeta con vida y arrojó millones de toneladas de escombros del sitio. Gran parte aterrizó en la Tierra, pero es posible que parte haya llegado al espacio. Entonces, hay una buena posibilidad de que tuviera restos de vida. O bien, esas piezas de escombros podrían contener fósiles de épocas anteriores de la historia de la Tierra. Ni siquiera tendrían que ser grandes trozos de roca. Piezas tan pequeñas como una micra de ancho podrían haber transportado incluso organismos unicelulares al espacio.

Anuncios

Entonces, imagine que sucede lo mismo en un planeta anfitrión alrededor de otra estrella. Si los fragmentos de escombros son expulsados lo suficientemente rápido, podrían viajar por el espacio, empujados por vientos interestelares o frentes de choque. Llevarían el polvo de su sistema al nuestro, según Totani. “Mi artículo explora esta idea utilizando los datos disponibles sobre los diferentes aspectos de este escenario”, dijo.

“Las distancias y los tiempos involucrados pueden ser enormes, y ambos reducen la posibilidad de que cualquier eyección que contenga signos de vida de otro mundo pueda llegar a nosotros. Agregue a eso la cantidad de fenómenos en el espacio que pueden destruir objetos pequeños debido al calor o la radiación, y las posibilidades son aún más bajas. A pesar de eso, calculo que alrededor de 100.000 granos de este tipo podrían aterrizar en la Tierra cada año. Dado que hay muchas incógnitas involucradas, esta estimación podría ser demasiado alta o demasiado baja, pero ya existen los medios para explorarla, por lo que parece una búsqueda que vale la pena”.

Cazando polvo alienígena en la Tierra

La Tierra es bombardeada con toneladas de polvo espacial. Según algunas estimaciones, más de 40.000 toneladas de esta “cosa” cósmica llueven sobre el planeta cada año. Gran parte proviene del sistema solar, pero parte podría provenir de fuentes fuera del sistema solar.

Anuncios

Los mejores lugares para buscar este polvo espacial son la Antártida y el lecho marino. Los científicos en la Antártida recolectaron muestras de polvo que cayeron del espacio sobre los campos de nieve allí. Hicieron simulaciones para averiguar dónde se originó el polvo. Resultó ser principalmente de los cometas de la familia de Júpiter y algunos del cinturón de asteroides principal. También señalaron que una porción más pequeña de ellos podría tener orígenes interestelares.

Los próximos pasos serán recolectar el polvo espacial, no solo de la Tierra, sino también usando aerogeles en el espacio para capturar muestras a nuestro alrededor. Luego, determina su origen y, finalmente, busca rastros de vida en el mundo distante donde se originó el polvo.

Con información de UniverseToday.com

SourceSKYCR.ORG
Skycr_editor
Skycr_editorhttps://hdavila.com/
Homer Dávila. Máster en geología. Miembro de la International Meteor Organization. Astronomía, radioastronomía, cosmología y ciencia planetaria.
Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a Cosmos Aquí

- Advertisment -spot_img

Más populares

Más recientes

×

Síguenos en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: