Las galaxias en colisión deslumbran en la imagen de Géminis Norte


Una nueva imagen evocadora capturada por el telescopio Gemini North en Hawai’i revela un par de galaxias espirales interactuando, NGC 4568 y NGC 4567, a medida que comienzan a chocar y fusionarse. Estas galaxias están enredadas por su campo gravitatorio mutuo y eventualmente se combinarán para formar una sola galaxia elíptica en alrededor de 500 millones de años. También se ven en la imagen los restos brillantes de una supernova que se detectó en 2020.

Esta imagen del telescopio Gemini North en Hawai’i revela un par de galaxias espirales que interactúan, NGC 4568 (abajo) y NGC 4567 (arriba), a medida que comienzan a chocar y fusionarse. Las galaxias eventualmente formarán una sola galaxia elíptica en alrededor de 500 millones de años. Crédito: Observatorio Internacional Gemini/NOIRLab/NSF/AURAProcesamiento de imágenes: T.A. Rector (Universidad de Alaska Anchorage/NOIRLab de NSF), J. Miller (Observatorio Gemini/NOIRLab de NSF), M. Zamani (NOIRLab de NSF) y D. de Martin (NOIRLab de NSF)


Gemini North, uno de los telescopios gemelos del Observatorio Internacional Gemini, operado por NOIRLab de la NSF, ha observado las etapas iniciales de una colisión cósmica a aproximadamente 60 millones de años luz de distancia en dirección a la constelación de Virgo. Las dos majestuosas galaxias espirales, NGC 4568 (abajo) y NGC 4567 (arriba), están a punto de sufrir uno de los eventos más espectaculares del universo, una fusión galáctica. En la actualidad, los centros de estas galaxias todavía están separados por 20.000 años luz (aproximadamente la distancia entre la Tierra y el centro de la Vía Láctea) y cada galaxia aún conserva su forma original de molinete. Esas plácidas condiciones, sin embargo, cambiarán.

A medida que NGC 4568 y NGC 4567 se juntan y fusionan, sus fuerzas gravitatorias en duelo desencadenarán ráfagas de intensa formación estelar y distorsionarán salvajemente sus estructuras que alguna vez fueron majestuosas. A lo largo de millones de años, las galaxias se cruzarán repetidamente en bucles cada vez más estrechos, extrayendo largas corrientes de estrellas y gas hasta que sus estructuras individuales se mezclen tan completamente que una única galaxia, esencialmente esférica, emerja del caos. En ese momento, gran parte del gas y el polvo (el combustible para la formación de estrellas) en este sistema se habrán agotado o eliminado.
Esta fusión es también un anticipo de lo que sucederá cuando la Vía Láctea y su gran vecina galáctica más cercana, la Galaxia de Andrómeda, colisionen en unos 5.000 millones de años.

Una región brillante en el centro de uno de los brazos espirales de barrido de NGC 4568 es el resplandor que se desvanece de una supernova, conocida como SN 2020fqv, que se detectó en 2020. La nueva imagen de Gemini se produjo a partir de datos tomados en 2020.

Esta imagen del telescopio Gemini North en Hawai’i revela un par de galaxias espirales que interactúan, NGC 4568 (abajo) y NGC 4567 (arriba), a medida que comienzan a chocar y fusionarse. Las galaxias eventualmente formarán una sola galaxia elíptica en alrededor de 500 millones de años. En la imagen también se muestran los restos brillantes de una supernova que se detectó en 2020. Crédito: Observatorio Internacional Gemini/NOIRLab/NSF/AURAProcesamiento de imágenes: T.A. Rector (Universidad de Alaska Anchorage/NOIRLab de NSF), J. Miller (Observatorio Gemini/NOIRLab de NSF), M. Zamani (NOIRLab de NSF) y D. de Martin (NOIRLab de NSF)

Al combinar décadas de observaciones y modelado por computadora, los astrónomos ahora tienen evidencia convincente de que las galaxias espirales fusionadas como estas se convierten en galaxias elípticas. Es probable que NGC 4568 y NGC 4567 eventualmente se parezcan a su vecino más maduro Messier 89, una galaxia elíptica que también reside en el Cúmulo de Virgo. Con su escasez de gas de formación estelar, Messier 89 ahora exhibe una formación estelar mínima y está compuesto principalmente por estrellas más antiguas y de baja masa y cúmulos globulares antiguos.
La tecnología avanzada del telescopio Gemini North, incluido el espectrógrafo de objetos múltiples Gemini North (GMOS-N) y el aire seco sobre la cumbre de Maunakea, permitieron a los astrónomos capturar esta imagen espectacular.

La imagen fue obtenida por el equipo de Comunicación, Educación y Compromiso de NOIRLab, como parte del Programa de Imágenes Legacy de NOIRLab.

Con información de Phys.org

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.