fbpx
jueves, diciembre 1, 2022
Iniciosistema solarCómo afecta la Luna a los biorritmos humanos

Cómo afecta la Luna a los biorritmos humanos

La influencia de la Luna en el estado físico y mental de una persona se ha discutido desde tiempos inmemoriales, y hasta estos días a menudo nos encontramos con algunos textos esotéricos y declaraciones no confirmadas al respecto. Mientras tanto, los ritmos lunares son uno de los temas que los cronobiólogos modernos estudian activamente, porque no hay duda de que realmente existen algunos tipos de ritmos y los procesos fisiológicos son de naturaleza cíclica.

Hasta la fecha, muchas influencias lunares que alguna vez parecieron obvias no han sido confirmadas directamente en los experimentos. Pero también hay aspectos insuficientemente estudiados, porque su evaluación completa implicaría experimentos a gran escala en personas, teniendo en cuenta decenas de parámetros que no pueden excluirse de un estudio a largo plazo.

¿Qué es el ciclo lunar?

El ciclo lunar mensual consta de aproximadamente 29,5 días, durante los cuales la Luna sufre un cambio de fase completo. Además, está el ciclo diario de 24,8 horas (tiempo medio entre las cumbres superiores de nuestro satélite natural). Cabe recordar que la duración del primer día lunar puede variar, y en ocasiones resulta ser muy corta. Dependiendo de la fase de la Luna, el grado de iluminación del cielo nocturno cambia, lo que también afecta algunos procesos en la vida silvestre (por ejemplo, la capacidad de algunos animales para esconderse de los depredadores o la capacidad de otros para cazar con éxito). Cuando está lleno, el cielo es unas 25 veces más brillante que durante el cuarto de fase y 250 veces más brillante que en una noche de luna nueva.

La influencia de los ritmos lunares es un objeto de investigación de larga data en biología marina, ya que los procesos reproductivos de muchos animales están regulados precisamente por estos cambios. Incluso hay un término especial para los ritmos de las mareas: circadianos. Durante mucho tiempo se han demostrado conexiones interesantes entre los procesos fisiológicos y las fases de la Luna para este grupo de organismos.

Sin embargo, las criaturas terrestres, desde los invertebrados hasta los primates, también pueden verse afectadas de alguna manera por el horario lunar (y, en consecuencia, por la iluminación del cielo nocturno). Los científicos también discuten los aspectos gravitatorios de la influencia lunar a nivel del organismo.

Cómo afecta la Luna a los humanos

Entre los temas interesantes a estudiar sobre los humanos está la frecuencia de ocurrencia de diferentes tipos de trazos en las distintas fases de la Luna. Los científicos pudieron sacar una serie de conclusiones basadas en la base de datos del Royal Melbourne Hospital para 2004-2011. Resultó que los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos ocurrían con mayor frecuencia en el primer cuarto del ciclo lunar que en los días de luna nueva. Los ataques isquémicos transitorios también ocurrieron con mayor frecuencia en el período del primer trimestre y completo. Pero los casos de accidentes cerebrovasculares isquémicos no se vieron afectados por las fases lunares. Por cierto, el mismo trabajo muestra que, en general, los accidentes cerebrovasculares ocurren con menos frecuencia entre la medianoche y las 6 am que en otros momentos del día.

Otro estudio a gran escala investigó una pregunta más importante sobre cómo cambia la calidad del sueño de una persona según la fase de la luna. Los científicos evaluaron la calidad del sueño mediante electroencefalografía y realizaron análisis adicionales para comparar los niveles de melatonina y cortisol. Resultó que durante la luna llena, la fase de sueño profundo se reduce en un 30 %, la duración de conciliar el sueño se prolonga en 5 minutos y el tiempo total de sueño se reduce en 20 minutos. Es interesante que este trabajo provocó una acalorada discusión y recibió una serie de comentarios críticos sobre los métodos y el diseño del experimento.

Los científicos coinciden en que la complejidad del diseño adecuado del experimento, que permite aislar las conexiones específicas entre las características del sueño y la fase lunar y la estrecha influencia mutua de los sistemas reguladores encargados de “capturar” los ritmos solar y lunar, requiere más datos. . Aunque se está trabajando mucho en esta dirección, la cuestión sigue abierta.

Tampoco se ha confirmado la influencia del ciclo mensual sobre la actividad física humana. Un estudio multinacional ha demostrado que esta actividad tiene su propio ritmo, pero no está directamente relacionado con la Luna.

Una explicación interesante de las conexiones estadísticamente confirmadas entre los procesos mentales y orgánicos en el cuerpo humano y las fases de la Luna se da en el artículo de Russell G. Foster y Till Ronneberg Human Responses to the Geophysical Daily, Annual and Lunar Cycle). Uno de los temas más apremiantes es la posible relación entre las fases maníaca y depresiva del trastorno bipolar y los ritmos lunares. Y todavía no hay una respuesta inequívoca sobre tales influencias.

Es obvio que existen los requisitos previos para la existencia de conexiones entre los procesos fisiológicos y los ritmos mensuales, pero la complejidad de configurar de manera competente un experimento con la participación de personas y la presencia de factores de influencia adicionales nos impiden sacar conclusiones claras y formular recomendaciones. basado en datos estadísticamente confiables.

Entre los científicos, se está extendiendo la opinión de que el grado de influencia de los ritmos lunares puede diferir para diferentes personas. Quizás existan ciertos prerrequisitos genéticos para una mayor o menor susceptibilidad a estas influencias, que estarán asociados, por ejemplo, a la presencia de marcadores más “antiguos” que señalen una mayor dependencia de la influencia de la Luna —porque en épocas en que la La luna era la única fuente de iluminación, la capacidad innata de adaptar la actividad de uno a diferentes condiciones de luz podría ser valiosa.

El artículo The Still Dark Side of the Moon: Molecular Mechanisms of Lunar-Controlled Rhythms and Clocks de los científicos Gabriele Andreatta y Kristin Tessmar-Raible muestra la conexión entre los ritmos lunares y los mecanismos moleculares que proporcionan ritmos circadianos (diarios) y circanuales (anuales), y plantea muchas preguntas, que deben responderse si queremos comprender el costo humano de la Luna: quién se ve afectado, cómo y por qué.

¡Estamos a la espera de nuevas investigaciones de los cronobiólogos!

Con información de UniverseMagazine

Skycr_editor
Skycr_editorhttps://hdavila.com/
Homer Dávila. Máster en geología. Miembro de la International Meteor Organization. Astronomía, radioastronomía, cosmología y ciencia planetaria.
Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a Cosmos Aquí

- Advertisment -spot_img

Más populares

Más recientes

A %d blogueros les gusta esto: