Una tormenta solar golpeó la Tierra hace 9 200 años y perjudicó el clima global


Una tormenta solar extremadamente poderosa azotó nuestro planeta hace 9200 años, dejando cicatrices permanentes en el hielo enterrado en las profundidades de Groenlandia y la Antártida.

Un nuevo estudio de esas antiguas muestras de hielo ha encontrado que esta tormenta previamente desconocida es uno de los estallidos de clima solar más fuertes jamás detectados y habría paralizado los sistemas de comunicaciones modernos si hubiera golpeado la Tierra hoy.

Pero quizás lo más sorprendente es que la tormenta masiva parece haber golpeado durante un mínimo solar, el punto durante el ciclo de 11 años del sol en el que los estallidos solares suelen ser mucho menos comunes, según el estudio. Debido a este descubrimiento inesperado, a los investigadores del estudio les preocupa que las tormentas solares devastadoras puedan golpear cuando menos las esperamos, y que la Tierra no esté preparada cuando llegue la próxima gran tormenta.

«Estas enormes tormentas actualmente no están suficientemente incluidas en las evaluaciones de riesgo», dijo en un comunicado el coautor del estudio Raimund Muscheler, investigador de geología de la Universidad de Lund en Suecia. “Es de suma importancia analizar qué podrían significar estos eventos para la tecnología actual y cómo podemos protegernos”.

Cuando las estrellas atacan

Las tormentas solares ocurren cuando las líneas del campo magnético en la corona del sol (la parte más externa de la atmósfera del sol) se enredan y luego vuelven a colocarse violentamente en su lugar. Esta repentina reconexión magnética puede liberar enormes gotas de plasma y campos magnéticos conocidos como eyecciones de masa coronal (CME), que navegan por el espacio en el viento solar siempre racheado del sol.

Si una CME poderosa pasa sobre la Tierra, puede comprimir el escudo magnético del planeta, causando lo que se conoce como tormenta geomagnética.

Las tormentas geomagnéticas leves pueden dañar los satélites e interrumpir las transmisiones de radio; las tormentas severas, como las «tormentas de Halloween» de 2003, pueden causar cortes de energía generalizados en todo el mundo y dañar permanentemente la infraestructura eléctrica, como los transformadores de energía. Algunos investigadores temen que una tormenta solar lo suficientemente grande también podría devastar los cables de Internet submarinos del mundo, lo que resultaría en un «apocalipsis de Internet» que dejaría a una gran parte de la población mundial desconectada durante meses.

Los estallidos de CME generalmente alcanzan su punto máximo cada 11 años aproximadamente, cuando el sol ingresa a la parte de su ciclo de actividad natural conocida como máximo solar, el momento en que la actividad magnética en la corona está en alta velocidad.

Hoy en día, los satélites pueden monitorear los estallidos solares directamente. Pero encontrar evidencia de tormentas antiguas requiere un trabajo de detective atómico. Los autores del nuevo estudio buscaron evidencia de partículas especiales conocidas como radionúclidos cosmogénicos, esencialmente, isótopos radiactivos (versiones de elementos) creados cuando partículas solares cargadas chocan con elementos en la atmósfera de la Tierra.

Estas partículas radiactivas pueden aparecer en registros naturales, como anillos de árboles y núcleos de hielo. En el estudio, los autores observaron este último, analizando varios núcleos perforados en la Antártida y Groenlandia. Los núcleos de ambos lugares mostraron un aumento notable en los radionúclidos berilio-10 y cloro-36 hace unos 9.200 años, lo que indica que una poderosa tormenta solar barrió la Tierra en ese momento.

Un análisis más detallado de los núcleos mostró que la tormenta era particularmente poderosa, quizás a la par de la tormenta solar más poderosa jamás detectada, que ocurrió durante un máximo solar entre los años 775 a.C. y 774 a.C.

La ocurrencia de la tormenta recién descubierta durante un mínimo solar, cuando la actividad magnética en el Sol debería ser baja, dejó a los autores del estudio desconcertados y alarmados.

«Esta tormenta aumenta aún más la magnitud del peor escenario posible para los eventos [tormenta solar]», escribieron los investigadores en el estudio.

Según los autores del estudio, ahora es esencial que los investigadores detecten tormentas extremas más antiguas en los registros de núcleos de hielo y anillos de árboles, para determinar si hay algún tipo de patrón más allá del ciclo de 11 años del sol que dicta cuándo el ocurrirán las tormentas más extremas.

El estudio fue publicado el 11 de enero en la revista Nature Communications.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.