Perforando Marte con láser


La perseverancia agrega un toque de color al repertorio regular de Marte: púrpura.

La paleta de colores de la superficie de Marte es de tonos apagados. Los tonos anaranjados quemados reflejan los minerales que contienen hierro que se han oxidado bajo una atmósfera oxidante, mientras que los grises suaves caracterizan la roca madre no oxidada.

Mars Perseverance Sol 376 – Cámara Mastcam-Z izquierda: Imagen de MastCam-Z de una roca nombrada informalmente como Sid. El parche morado en el que ‘perforamos’ se encuentra en la esquina inferior izquierda. Créditos: NASA/JPL-Caltech/ASU

Sin embargo, durante el año pasado hemos visto parches prominentes de color púrpura salpicados sobre las rocas. Los parches van desde carillas delgadas hasta manchas gruesas y generalmente tienen una textura suave y sin brillo. Otros rovers de Marte, como Curiosity y Opportunity, también han observado rocas de color púrpura, pero no con este tipo de textura manchada y ciertamente no con tanta abundancia. Estamos ansiosos por comprender qué revelan estos enigmáticos revestimientos rocosos sobre la historia de Jezero. ¿Se formaron cuando las aguas antiguas reaccionaron con las rocas? ¿O se formaron a través de millones de años de acumulación de polvo y cementación en un mundo ya árido? Necesitamos más detalles sobre su composición para estar seguros.

Este fue precisamente el enfoque de un experimento especializado que ayudé a redactar el viernes 11 de marzo (sol 377). Mi papel en la misión es ayudar a operar el instrumento SuperCam, que puede usar un rayo láser para «golpear» rocas y determinar su química. El proceso de zapping es muy intenso. Tras el impacto, el láser calienta la roca a ~18 000 °F (10 000 °C), vaporizando una pequeña cantidad de material y convirtiéndolo en plasma. Cuando el láser deja de disparar, el plasma se enfría y emite radiación en longitudes de onda que corresponden a los constituyentes químicos del material vaporizado. Registramos esta radiación y la usamos para interpretar de qué están hechas las rocas. Un beneficio adicional de esta técnica es que podemos usar la vaporización para perforar efectivamente un objetivo: al disparar repetidamente el láser en el mismo lugar, vaporizamos cada vez más material y penetramos más profundamente, lo que nos permite estudiar el interior.

Para obtener información sobre los parches morados en las rocas de Jezero, apuntamos el láser a un pequeño parche y le ordenamos disparar 150 veces (5 veces más que nuestra operación típica). El objetivo es vaporizar a través del material púrpura y hacia la roca que se encuentra debajo, revelando así cómo cambia la química entre las dos capas.

Los análisis como estos son extremadamente pequeños: nuestro agujero de «perforación» tendrá menos de 1 mm de profundidad, pero podrían revelar pistas sobre la evolución ambiental en el cráter Jezero en su conjunto. Comprender cómo y cuándo se formaron estas capas púrpuras ayudará a desentrañar cómo Jezero pasó de un lago a un depósito de polvo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.