La doble visión del Hubble sobre una galaxia espiral


La magnífica galaxia espiral M99 llena el cuadro en esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA. M99, que se encuentra aproximadamente a 42 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Coma Berenices, es una galaxia espiral de «gran diseño», llamada así por los brazos espirales prominentes y bien definidos que se ven en esta imagen. La cámara de campo ancho 3 del Hubble capturó M99 en dos ocasiones distintas, lo que ayudó a los astrónomos a estudiar dos fenómenos astronómicos completamente diferentes. La imagen de arriba incluye datos de ambos conjuntos de observaciones.

Crédito: ESA/Hubble y NASA, M. Kasliwal, J. Lee y el equipo PHANGS-HST

El primer conjunto de observaciones tenía como objetivo explorar una brecha entre dos variedades diferentes de explosiones cósmicas: novas y supernovas. Las interacciones entre las enanas blancas y las estrellas más grandes en los sistemas binarios provocan novas. Son mucho más tenues que las supernovas que marcan las muertes catastróficamente violentas de estrellas masivas. Sin embargo, las teorías astronómicas actuales predicen que podrían ocurrir eventos fugaces y repentinos que brillen con un brillo entre el de las novas y las supernovas. Aunque envuelto en misterio y controversia, los astrónomos observaron tal evento en M99 y recurrieron al Hubble por su aguda visión para observar más de cerca y localizar con precisión la fuente de desvanecimiento.

El segundo conjunto de observaciones formaba parte de un gran proyecto del Hubble destinado a trazar las conexiones entre las estrellas jóvenes y las nubes de gas frío a partir de las cuales se forman. Hubble inspeccionó 38 galaxias cercanas e identificó grupos de estrellas jóvenes y calientes. El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), un radiotelescopio colosal que consta de 66 platos individuales en lo alto de la meseta del desierto de Atacama, justo al oeste de los Andes chilenos, también observó estas 38 galaxias. La combinación de las observaciones de Hubble de estrellas jóvenes y la vista de ALMA en las nubes de gas frío permitirá a los astrónomos profundizar en los detalles de la formación de estrellas y allanará el camino para la ciencia futura con el Telescopio Espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.