El ‘sueño espacial’ de China: una larga marcha hacia la Luna y más allá


El regreso a la Tierra de tres astronautas el sábado después de seis meses en la nueva estación espacial de China marca un paso histórico en las ambiciones espaciales del país, poniendo fin a la misión tripulada más larga de su historia.

La segunda economía más grande del mundo ha invertido miles de millones en su programa espacial dirigido por militares, con la esperanza de eventualmente enviar humanos a la Luna.

El rover lunar Jade Rabbit inspeccionó la superficie de la luna durante 31 meses

China ha recorrido un largo camino para alcanzar a Estados Unidos y Rusia, cuyos astronautas y cosmonautas tienen décadas de experiencia en la exploración espacial.

Aquí hay un vistazo al programa espacial del país y hacia dónde se dirige:

Juramento de mao

Poco después de que la Unión Soviética lanzara el Sputnik en 1957, el presidente Mao Zedong pronunció: «Nosotros también fabricaremos satélites».

Tomó más de una década, pero en 1970, China lanzó su primer satélite en un cohete Gran Marcha.

El vuelo espacial tripulado tomó décadas más, y Yang Liwei se convirtió en el primer «taikonauta» chino en 2003.

A medida que se acercaba el lanzamiento, las preocupaciones sobre la viabilidad de la misión hicieron que Beijing cancelara una transmisión de televisión en vivo en el último minuto.

Pero transcurrió sin problemas, con Yang orbitando la Tierra 14 veces durante un vuelo de 21 horas a bordo del Shenzhou 5.

China ha lanzado siete misiones tripuladas desde entonces.

Estación espacial y ‘Conejo de Jade’

Siguiendo los pasos de Estados Unidos y Rusia, China comenzó a planificar la construcción de su propia estación espacial dando vueltas alrededor del planeta.

El laboratorio Tiangong-1 se inauguró en 2011.

En 2013, la segunda mujer china en el espacio, Wang Yaping, impartió una videoclase desde el interior del módulo espacial a niños del país más poblado del mundo.

La nave también se usó para experimentos médicos y, lo que es más importante, pruebas destinadas a preparar la construcción de una estación espacial.

A esto le siguió el rover lunar «Conejo de Jade» en 2013, que inicialmente parecía un fracaso cuando se volvió inactivo y dejó de enviar señales a la Tierra.

Sin embargo, se recuperó dramáticamente y, en última instancia, inspeccionó la superficie de la Luna durante 31 meses, mucho más allá de su vida útil esperada.

En 2016, China lanzó su segundo laboratorio orbital, el Tiangong-2. Los astronautas que visitaron la estación realizaron experimentos sobre el cultivo de arroz y otras plantas.

‘Sueño espacial’

Bajo el presidente Xi Jinping, los planes para el «sueño espacial» de China se han puesto a toda marcha.

Beijing está buscando finalmente ponerse al día con los Estados Unidos y Rusia después de años de alcanzar tardíamente sus hitos.

Además de una estación espacial, China también planea construir una base en la Luna, y la Administración Nacional del Espacio del país dijo que tiene como objetivo lanzar una misión lunar tripulada para 2029.

Pero el trabajo lunar sufrió un revés en 2017 cuando el Gran Marcha-5 Y2, un poderoso cohete de carga pesada, no pudo lanzarse en una misión para poner en órbita satélites de comunicación.

Eso obligó a posponer el lanzamiento de Chang’e-5, originalmente programado para recolectar muestras de la Luna en la segunda mitad de 2017.

China ha estado realizando experimentos en un laboratorio que simula un entorno similar a la luna en preparación para su objetivo a largo plazo de llevar humanos a la luna.

Otro robot, el Chang’e-4, aterrizó en la cara oculta de la Luna en enero de 2019, una primicia histórica.

Este fue seguido por uno que aterrizó en el lado cercano de la Luna el año pasado, levantando una bandera china en la superficie lunar.

La nave espacial no tripulada regresó a la Tierra en diciembre con rocas y suelo, las primeras muestras lunares recolectadas en cuatro décadas.

Y en febrero de 2021, las primeras imágenes de Marte fueron enviadas por el Tianwen-1 de cinco toneladas, que luego aterrizó en la superficie marciana en mayo y desde entonces comenzó a explorar la superficie del Planeta Rojo.

palacio en el cielo

Un trío de astronautas se acopló con éxito en octubre al módulo central Tianhe de la estación espacial china, que se puso en órbita en abril de 2021.

Los astronautas permanecieron en la estación durante seis meses antes de regresar sanos y salvos a la Tierra el sábado, poniendo fin a la misión tripulada más larga de China hasta la fecha.

La estación espacial china Tiangong, que significa «palacio celestial», necesitará un total de alrededor de 11 misiones para traer más piezas y ensamblarlas en órbita.

Una vez completado, se espera que permanezca en órbita terrestre baja entre 400 y 450 kilómetros (250 y 280 millas) sobre nuestro planeta durante al menos 10 años, cumpliendo la ambición de mantener una presencia humana a largo plazo en el espacio.

Si bien China no planea usar su estación espacial para la cooperación global a la escala de la Estación Espacial Internacional, Beijing dijo que está abierta a la colaboración extranjera.

Todavía no está claro cuán extensa será esa cooperación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.