Gringos y europeos suspenden misión a Marte porque dependen de Rusia


Hace solo unos meses, esperábamos con confianza lanzar nuestro rover, Rosalind Franklin, a Marte en septiembre como parte de la misión ExoMars, una colaboración entre Europa y Rusia. El aterrizaje estaba planeado para junio de 2023. Todo estaba listo: el rover, el equipo de operaciones y los ansiosos científicos.

Los preparativos finales comenzaron el 21 de febrero, con parte de nuestro equipo rumbo a Turín, Italia, para realizar las pruebas finales de alineación y calibración. Todo iba bien, aunque parte del equipo se retrasó un poco debido a la tormenta Eunice en el Reino Unido. Tres días después, habían terminado el trabajo, dejando algunos datos maravillosos que nos ayudarían a decidir dónde perforaría Rosalind en Marte. El equipo de la industria comenzó a empacar el rover, que estaba listo para ser enviado al sitio de lanzamiento.

Rover ExoMars en la parte superior de la plataforma de aterrizaje. Crédito: Thales Alenia Space/ESA, CC BY

Luego, una tormenta mucho más poderosa y trágica que Eunice descendió sobre Ucrania: la invasión de Rusia. La situación se desarrolló en los siguientes días y semanas, dando lugar a una serie de reuniones de emergencia. El 17 de marzo, el consejo y los estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA) decidieron suspender nuestra misión. No sabremos con certeza qué sucederá a continuación hasta que un estudio realizado por la ESA y los socios de la industria informen en julio, pero hay motivos para el optimismo.

El rover Rosalind Franklin es único entre todos los rover planeados para Marte. Puede perforar más profundo que cualquier otro anterior, hasta 2 metros por debajo de la dura superficie. Esto es importante ya que el subsuelo está protegido de la radiación dañina y, por lo tanto, podría contener signos de vida pasada o presente.

Los instrumentos de Rosalind incluyen nuestra PanCam, que es una cámara que hará geología y ciencia atmosférica en Marte, complementada con otras cámaras y un radar de sondeo subterráneo. Rosalind también recolectará muestras prístinas debajo de la superficie que se depositarán en el «cajón analítico», donde tres instrumentos harán mineralogía y buscarán signos de vida.

Hace unos 3.800 millones de años, al mismo tiempo que emergía la vida en la Tierra, Marte también era habitable. Hay evidencia de los orbitadores y los módulos de aterrizaje de agua en la superficie entonces: habría nubes, lluvia y una atmósfera espesa. También había un campo magnético protector global y volcanes. Esto significa que Marte esencialmente tenía todos los ingredientes correctos para la vida: carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre. Si la vida surgió allí como lo hizo en la Tierra, estábamos en camino de encontrarla.

Sin embargo, el clima ha cambiado significativamente desde que Marte perdió su campo magnético hace 3.800 millones de años. El planeta ahora está seco, frío, tiene una atmósfera delgada y una superficie hostil para la vida. Pero debajo de la superficie, algunas especies vivas pueden haber sobrevivido, o se podrían conservar restos de ellas.

Otras misiones a Marte también buscan vida. El asombroso rover Perseverance de la NASA aterrizó en febrero de 2021. Sus científicos se guían en parte por imágenes de un helicóptero de la NASA en el planeta, llamado Ingenuity, y recientemente llegó a un antiguo delta de un río.

Perseverance está recolectando muestras del cráter Jezero, listas para ser traídas a poderosos laboratorios en la Tierra por las misiones de retorno de muestras de Marte. Se espera que los resultados complementen los de Rosalind Franklin, que examinará muestras más profundas de un sitio diferente y un poco más antiguo, Oxia Planum, donde también hay abundante evidencia de un pasado acuoso.

Opciones para Rosalinda

Rusia estaba destinada a ayudar a lanzar a Rosalind Franklin en uno de sus cohetes. Si bien una nave espacial construida en Europa lo llevaría a Marte, se necesitaría nuevamente una plataforma construida en Rusia para aterrizarlo. Rusia también estaba destinada a proporcionar calentadores radiactivos para mantener calientes las baterías del rover en las frías noches marcianas.

Ahora, la ESA está analizando opciones. Dado que continuar con Rusia en 2024 es muy poco probable, las principales posibilidades son que la ESA lo haga sola o se asocie con un socio como la NASA. El nuevo cohete Ariane-6 de la ESA, que está casi listo, podría ayudar a lanzar el rover, al igual que un cohete SpaceX. Para el módulo de aterrizaje y los calentadores, la ESA tendría que desarrollarlos solo o en colaboración con la NASA, adaptando la tecnología existente.

Por lo tanto, podría tomar tiempo. Además, debido a la forma en que los planetas orbitan alrededor del sol, hay oportunidades de lanzamientos a Marte solo cada dos años: en 2024, 2026 y así sucesivamente. Mi expectativa es que 2028 sea más probable para nuestra misión, pero requerirá mucho trabajo. Lo positivo es que la ESA y los estados miembros todavía están ansiosos por seguir adelante, y estamos ansiosos por el lanzamiento cuando sea.

Finalmente, la vida cambió para el equipo de Rosalind Franklin el 24 de febrero. He estado trabajando en la misión desde 2003, cuando propusimos por primera vez un sistema de cámara para lo que se convirtió en ExoMars. Ya habíamos proporcionado el «sistema de cámara estéreo» para el desafortunado Beagle 2 de la ESA, que casi funcionó cuando aterrizó el día de Navidad de 2003. Pero las imágenes del orbitador mostraron más tarde que el último panel solar no se desplegó del todo, por lo que las comunicaciones con la Tierra eran imposibles. La espera de datos de la superficie marciana para nuestro equipo continúa.

No hay escapatoria a la gran decepción que sentimos cuando se suspendió el rover ExoMars Rosalind Franklin en el que habíamos trabajado durante casi 20 años. Pero finalmente fue un paso necesario y comprensible, y ahora esperamos un lanzamiento futuro.

Esto sigue siendo ciencia de vanguardia, y lo será durante el resto de esta década. Debido a la perforación excepcionalmente profunda, Rosalind Franklin aún puede ser la primera misión en encontrar signos de vida en el espacio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.