El nuevo E-book Hubble de la NASA lleva a los lectores a un viaje a mundos curiosos


El equipo del telescopio espacial Hubble de la NASA ha lanzado una nueva edición de la serie de libros electrónicos Hubble Focus, llamada «Hubble Focus: Strange New Worlds». Este libro electrónico destaca los descubrimientos recientes de la misión sobre mundos fuera de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas.

Descargar:

Formato ePub (120 MB)

Formato PDF (5 MB)

“El telescopio espacial Hubble una vez más nos está abriendo los ojos a un universo increíble, esta vez a la naturaleza de los mundos extraterrestres”, dijo Jennifer Wiseman, científica principal del proyecto Hubble de la NASA. “Estos son logros impresionantes si consideramos que cuando se diseñó y lanzó el Hubble, aún no se habían descubierto exoplanetas”.

Este libro electrónico es parte de una serie llamada Hubble Focus, que presenta algunos de los descubrimientos cósmicos recientes del Hubble. Su portada, que se muestra aquí, presenta una ilustración del abrasador planeta Kepler-13Ab que orbita extremadamente cerca de su estrella anfitriona, Kepler-13A, que es parte de un sistema estelar múltiple. Los compañeros de la estrella, Kepler-13B y la pequeña enana roja anaranjada Kepler-13C, están en el fondo.
Créditos: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

Mundos extraños y otras tierras

Durante miles de años, la gente creía que la Tierra estaba fija en el centro del universo y que todos los demás objetos celestes giraban alrededor de nuestro planeta. Pero con el tiempo, quedó claro que la Tierra no ocupaba una posición tan especial. La gente comenzó a ver que tal vez la Tierra no era tan única como pensaban. Algunos incluso se preguntaron si podría haber planetas girando alrededor de otras estrellas.

Hasta la fecha, los astrónomos han encontrado más de 5000 exoplanetas. Si bien los astrónomos inicialmente esperaban encontrar sistemas similares al nuestro, la mayoría de los primeros exoplanetas que descubrieron eran salvajes y exóticos en comparación con nuestro sistema solar. Los estudios de exoplanetas del Hubble continúan ayudando a ampliar nuestra visión de los sistemas planetarios al revelar aún más bichos raros, a menudo investigando la química de sus atmósferas a través de la espectroscopia, el estudio de la información codificada en la luz.

Las observaciones espectroscópicas del Hubble han revelado mundos marchitos que se reducen a medida que pierden sus atmósferas en el espacio y planetas en órbitas extrañas. Pero el observatorio también ha revelado mundos más parecidos al nuestro. Hubble ha estudiado las atmósferas de los exoplanetas y ha encontrado varios que contienen vapor de agua, un ingrediente esencial para la vida tal como la conocemos. Algunos de estos mundos incluso orbitan dentro de la zona habitable de su estrella, que es el rango de distancias orbitales donde las temperaturas son lo suficientemente suaves como para que el agua líquida se acumule en las superficies planetarias. «El Hubble nos ha brindado una gran cantidad de información sobre la variedad que existe entre los exoplanetas, investigando la composición de sus atmósferas y descubriendo un clima exótico que no se ve en ninguna parte de la Tierra o incluso en otro lugar de nuestro sistema solar», dijo Ken Carpenter, científico del proyecto de operaciones del Hubble con sede en en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. “También llevó a cabo una exploración extremadamente crítica de la relación entre estos exoplanetas y sus estrellas anfitrionas y cómo impulsa las condiciones en las superficies planetarias que influyen en su habitabilidad. Hubble nos ha demostrado que incluso estrellas diferentes a nuestro Sol pueden albergar mundos habitables y, por lo tanto, amplió nuestra búsqueda de vida en otras partes de la galaxia”.

Clima alienígena y relaciones estelares

La Tierra exhibe una amplia gama de climas, desde tormentas eléctricas hasta cielos soleados y ventiscas. Gracias al Hubble, los astrónomos han aprendido sobre el clima que experimentan algunos exoplanetas, incluida la lluvia de hierro fundido, cielos ámbar e incluso ráfagas de nieve con forma de protector solar. Las observaciones futuras podrían revelar más información sobre lo que impulsa el clima de los exoplanetas, incluidas sus relaciones con sus estrellas anfitrionas.

Si nuestra propia estrella anfitriona, el Sol, fuera un poco más caliente o más fría, o si fuera mucho más vieja o más joven, la Tierra podría no ser habitable. Hubble ha ayudado a los astrónomos a explorar otras relaciones planeta-estrella, ofreciendo pistas sobre cómo pueden evolucionar e informando nuestra búsqueda de mundos habitables. El observatorio incluso ha revelado un mundo con dos soles y ha estudiado diferentes tipos de estrellas para explorar cuáles son más propicias para la vida.

Si bien las estrellas similares al Sol pueden ser los objetivos más obvios para buscar planetas habitables, el Hubble reveló que las enanas naranjas, más pequeñas y frías que nuestro Sol amarillo-blanco, pero más grandes y más calientes que las enanas rojas, podrían ofrecer mejores oportunidades. Estas estrellas no son demasiado calientes, demasiado frías o demasiado violentas para albergar planetas favorables a la vida durante vastos períodos de tiempo cósmico. Las futuras observaciones del Hubble seguirán ayudándonos a centrar nuestra búsqueda de mundos habitables, acercándonos cada vez más a la posibilidad de encontrar vida en otros planetas.

El concepto de este artista muestra cómo se vería la vista desde la superficie de TRAPPIST-1f, un planeta del tamaño de la Tierra que orbita una estrella a unos 40 años luz de la Tierra.
Créditos: NASA/JPL-Caltech

Habitantes del disco

Las nuevas estrellas se forman en la Vía Láctea a partir de remolinos de nubes de gas y polvo que salpican toda nuestra galaxia. Quedan vestigios de esas nubes, que rodean cada estrella en un disco que se vuelve cada vez más difuso a medida que los escombros se acumulan para formar objetos como planetas. Los estudios de exoplanetas del Hubble se han centrado en gran medida en los propios planetas, pero ocasionalmente aparecen sorpresas en los discos en los que están incrustados estos planetas.

Hubble ha visto una sombra espeluznante barrer el disco circundante de una estrella, ha estudiado los cometas que la gravedad de un planeta está lanzando hacia su estrella y ha observado cómo un planeta en crecimiento engulle material. El observatorio incluso ha ofrecido pistas sobre el misterio de por qué existen tan pocos planetas entre los tamaños de la Tierra y Neptuno. Hubble continuará revelando nueva información sobre los mundos que adornan nuestra galaxia en los próximos años, brindando pistas sobre la formación y evolución de nuestro propio sistema solar en el camino.

Como cuarta edición de la serie, este libro electrónico se basa en la gran cantidad de información compartida en versiones anteriores, que se centraron en el sistema solar, las estrellas y las galaxias. Las próximas ediciones se enfocarán en otros temas cósmicos, como la materia oscura y la energía oscura, dos misterios cósmicos invisibles que constituyen la mayor parte de nuestro universo.

El nuevo libro electrónico es compatible con la mayoría de los dispositivos electrónicos y se puede descargar en múltiples formatos de forma gratuita desde:

https://www.nasa.gov/content/goddard/hubble-e-books

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.