Estados Unidos anuncia el cese de las pruebas de armas antisatélite


El Gobierno de los Estados Unidos ha declarado que dejará de realizar pruebas de armas antisatélite (ASAT). En una declaración pública durante una visita a la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg, la vicepresidenta Kamala Harris confirmó que esta política tiene el propósito principal de dar ejemplo a otros países. Representa un paso importante en la dirección de establecer “normas espaciales” para que todos los países las sigan.

Representación conceptual de la contaminación en órbita alrededor de la tierra

Las armas ASAT se remontan a los primeros años de la Guerra Fría. De acuerdo con la Guía del Instituto Naval para los Sistemas Mundiales de Armas Navales, las armas ASAT fueron diseñadas para fines militares estratégicos y tácticos. Los militares han utilizado durante mucho tiempo los satélites para la navegación, la comunicación y la recopilación de información sobre los movimientos y actividades del enemigo a través de imágenes satelitales sofisticadas: Satélites espía.

Aunque las armas ASAT nunca se han utilizado en una guerra real, China, India, Rusia y EE. UU. han demostrado su capacidad. Hasta ahora, estas armas solo han sido utilizadas por estos países en pruebas contra sus propios objetivos, como satélites fuera de servicio.

Si se pregunta por qué sería necesario incluso derribar sus propios satélites del cielo, puede ser útil recordar que esto le recuerda a cualquiera que esté mirando que puede destruir un satélite a voluntad. Es una amenaza: “Si amenaza nuestra infraestructura, podemos tomar represalias”. Pero cada prueba exitosa arroja miles de nuevos desechos a la órbita.

Fotografía de Canadarm2 golpeado por un pedazo de escombros espaciales.

Los riesgos de la basura espacial pueden no parecer obvios al principio. Después de todo, el espacio es enorme, y es posible que no creas que es muy probable que algunas piezas puedan dar con algo importante. Pero vale la pena recordar que cada objeto en el espacio, desde la Estación Espacial Internacional (ISS) hasta la mancha de pintura más pequeña, se precipita alrededor de la Tierra a una velocidad enorme, y seguimos colocando más cosas allí.
La Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (UNOOSA) mantiene un índice de objetos lanzados al espacio. A finales de enero de 2022, esta lista contaba con 8261 satélites individuales, un aumento de casi el 12 % con respecto a los 10 meses anteriores. Y a medida que Starlink y sus rivales se establezcan en el negocio de construir sus megaconstelaciones de satélites de comunicaciones, este crecimiento solo se acelerará. De hecho, ya ha habido colisiones entre satélites, y ya no es inusual que los propietarios de satélites esquiven los satélites de los demás.

Entonces, por inofensivo que parezca hacer explotar sus propias cosas en el espacio, se avecina una amenaza muy real. Cada vez que se destruye un satélite, ya sea que haya sido atacado por armamento ASAT o simplemente haya chocado con algo, eso da como resultado miles de pequeños fragmentos de escombros que se extienden a lo largo de la órbita del satélite original. En la Tierra, esto solo significaría una gran cantidad de basura para recoger, pero en el espacio y en órbita, esto significa miles de fragmentos de metal, plástico y cerámica orbitando el planeta muchas veces más rápido que una bala de rifle.

El creciente volumen de cosas que orbitan la Tierra se convertirá en un problema en un futuro próximo.

Un buen ejemplo de esto fue cuando Rusia realizó su prueba ASAT más reciente en noviembre de 2021. Los escombros del satélite destruido se acercaron peligrosamente a la estación espacial internacional y se necesitó una acción de emergencia para sacarlo del peligro. Esto está en el corazón del problema. La mayoría de los desechos más grandes de pruebas como esta se pueden rastrear con un radar terrestre, que es la forma en que se puede advertir a los operadores de satélites con anticipación, pero las cosas más pequeñas son efectivamente invisibles. Dependiendo de qué tan alto esté, podría permanecer en órbita durante mucho tiempo.

Abordar este problema ha sido el objetivo principal del anuncio del vicepresidente Harris. Al establecer normas como esta, se espera que otros países hagan lo mismo. Según Robin Dicky, analista jefe del Centro Aeroespacial para Políticas y Estrategias Espaciales, “Están ocurriendo toneladas de diferentes conversaciones sobre normas; no hay una solución única para cómo desarrollarlas. Es probable que el enfoque que adopte sea muy diferente según el contenido y el contexto”.

La comunidad astronómica mundial y los científicos de todo el mundo apoyan plenamente la idea de eliminar los desechos espaciales, lo que incluye el uso de pruebas antisatélite, pero aún puede llevar tiempo que esto se convierta en realidad. Rusia y China se han desconectado de los programas espaciales europeos y estadounidenses, lo que hace que la perspectiva de un «protocolo universal» sea difícil de lograr en esta etapa.

Puede llevar más tiempo del que esperamos, pero las circunstancias no son tan sombrías como parecen. Están en marcha proyectos como ClearSpace1 para gestionar la “basura espacial” recolectándola y realizando quemas atmosféricas controladas. Y si podemos llegar a un acuerdo global para poner fin a ASAT, se sientan las bases para una gestión sostenible a largo plazo. Este anuncio histórico del vicepresidente Harris es un paso importante en la dirección correcta.

Al ritmo que estamos poniendo cosas en órbita, será vital llegar a un consenso entre todas las empresas privadas y las agencias espaciales. Según MIT Technology Review, para 2025 podría haber hasta 1.100 satélites lanzados cada año. Como dice Dicky, «Establecer estas expectativas comunes de lo que es aceptable y no aceptable en el espacio es un paso crucial para garantizar que el espacio sea seguro y utilizable para todos en las próximas décadas».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.